¿Qué es eso realmente? Es el lugar en el que existe absolutamente todo: las estrellas, los planetas, la gravedad, los animales, los sonidos, los humanos, los recuerdos, los sentimientos, la vida. Pero, ¿qué pasaría si de repente el universo desapareciera?, ¿qué sería exactamente lo que habría?, ¿nada?

 

Había una vez, hace muchísimos años, siglos y milenios, una partícula. Esta partícula era muy, muy pequeña, pero así como era de chica, era de especial. Si tuvieras una lupa del tamaño del sol, podrías ver que dentro de esta diminuta partícula había vida. Niños, árboles, flores, países, culturas, colores, risas y todo lo que conocemos como Todo.  

Dentro de este Todo había una niña llamada Lisa. Ella vivía como cualquier habitante de la partícula: inconsciente, preocupándose por tonterías, estresada, deprimida cada vez que la realidad variaba de sus expectativas, tratando de encajar, teniendo conversaciones vacías con las demás personas, riéndose falsamente cuando no le quedaba de otra, dando consejos que ella misma nunca seguía, cantando canciones pegajosas y tomándose fotos en momentos increíbles que poco a poco se volvían recuerdos lejanos. Un día, mientras Lisa corría a la mitad del patio de su escuela en la clase de deportes, le cayó una gota en la mejilla. No estaba lloviendo,pues ésta fue la única gota que cayó y no había nadie cerca que la hubiera podido haber salpicado.

 

Después de armarse de mucho valor, Marcela suspiró y leyó el famoso e-mail que le había llegado hacía ya tres días, aunque deseó nunca haberlo hecho. Éste venció su orgullo y una lágrima se formó en su ojo. La lágrima rodó por sus mejillas y cayó en la letra ¨E¨ del teclado de su computadora, la cual tenía un puntito blanco, como una partícula, muy pequeña, casi invisible en una de las esquinas del botón.

 

Envíaselo a un amigo