Pink Nail Polish es un proyecto que busca explorar el género y aproximarse a quién y cómo somos. Los zines que conforman la colección son el resultado de una serie de entrevistas conversadas de forma individual entre otoño del 2016 y otoño del 2017 en la ciudad de Berlín. Bruno pinta las uñas de sus invitados, ellas se las pintan a él, con la esperanza de que en el proceso surja una conversación honesta, abierta, emocional y cuir.

Por María Elisa Schmidt

 

Donde todo empezó

Todo empezó cuando Bruno, al llegar a Berlín para su intercambio universitario y sentirse inspirado por la libertad que emana esta increíble ciudad, se pintó por primera vez las uñas de las manos de color rosa pastel. Para Bruno, que es un hombre cuir y que viene de la cosmopolita aunque a veces muy conservadora Ciudad de México, pasear por las calles de la capital alemana con las uñas de color rosa le hizo sentir mariposas en el estómago y plantearse una serie de preguntas en torno a su sexualidad y persona: “¿qué es lo que me hace sentir masculino/femenino?”, “¿qué valor/significado tiene el color rosa para mí?”, “¿qué sentimiento me produce pintarme las uñas? Rápidamente comprendió que la mejor manera para encontrar las respuestas que buscaba y para ayudar a que otras personas comenzaran a cuestionarse lo mismo era apoyándose en sus amigos y conocidos de Berlín. Fue así como nació el proyecto Pink Nail Polish.

Barniz e introspección

Bruno prepara un cuestionario que cubre temas en torno a la identidad y al género y se reúne con personas en lugares cómodos e íntimos como lo son los parques, algunos pequeños cafés y en ocasiones abre las puertas de su propia casa. Durante estas conversaciones, Bruno pinta las uñas de color rosa a su invitado y ésta se las pinta a él[1]. La charla queda grabada y posteriormente él selecciona las citas que le parecen más importantes o interesantes dentro de la plática y a partir de ellas transcribe la esencia del momento que compartió con esa persona. A cada entrada le hace un collage con una fotografía de la entrevistada y toda esta lluvia de colores, diseño e intimidad forma el contenido de un zine[2] y de la página web del proyecto[3].

El proyecto ha crecido tanto y de manera tan rápida que Pink Nail Polish ya ha sido expuesto en varios festivales de fanzine y eventos de arte tanto en Berlín como en la Ciudad de México. En los eventos Bruno cuenta su historia y los orígenes del concepto. Mientras tanto, los visitantes se aplican barniz en las uñas y le ayudaban a sus vecinas a hacer lo mismo.

Hasta ahora, el creador de Pink Nail Polish ha logrado involucrar a un grupo heterogéneo de participantes de distintas edades, orientaciones sexuales y nacionalidades. En los dos zines que ha publicado, además de las entrevistas, le ha dado cabida a diferentes formas de expresión como la poesía y el diseño gráfico. En un futuro próximo, Bruno quisiera publicar un libro o una revista entera que comprenda todo el trabajo que ya ha hecho así como el venidero. Otra novedad es que Flores Rosa, la editorial que también ha surgido como iniciativa de Bruno, ya tiene publicado un libro con poemas intitulado Nube.

La metáfora viva

Pink Nail Polish no sólo abre una puerta hacia el cuestionamiento de la identidad, el estudio de género y la libertad de expresión, sino que también ahonda en las relaciones de amistad y de cariño ya que hay algo muy humano, muy profundo y muy bello en tomarle las manos a una persona y platicar sobre temas que tal vez para muchos todavía permanecen inexplorados. Porque a veces, en este mundo instantáneo que parece estar prefabricado y “hecho a la medida”, no nos tomamos el tiempo para preguntarnos por qué pensamos esto. Bruno crea una metáfora viva y hace de la reflexión un ejercicio en movimiento. Y es así en el momento en el que como ser humanos hacemos algo tan cotidiano, transgresor o ajeno como pintarnos las uñas de rosa nos percatamos de que hay un camino que recorrer para realmente descubrir quiénes somos. Por este motivo, el acto de pintarse las uñas no puede pasar desapercibido. Tal vez la respuesta a quiénes somos siempre ha estado al alcance de nuestras manos y por ello sólo baste con volvernos un poco más conscientes de la libertad que podemos tener al observar de cerca esos pequeños detalles que solemos dar por hecho. Bruno nos tiende un barniz y una mano para comenzar a explorar este íntimo camino y nos pregunta de la manera más humana posible: ¿cómo te hace sentir esto?

 

Página web

https://pinknailpolish.qomorebi.net/

donde podrás encontrar:

  • Gifs y citas destacadas
  • Zines en PDF (español e inglés)
  • El proyecto explicado por Bruno
  • Pink Nail Polish Theme by Rosa Rosita
  • Nube
  • Pink, pink, pink <3

Algunas canciones que acompañan este proyecto:

  • “I got it” de Charlie CXC
  • “Desafío” de Arca
  • “Algo está cambiando” de Julieta Venegas

Notas al pie

[1] No, lo que estás leyendo, querido lector, no es un error de redacción. A Bruno le gusta hacer este tipo de juegos gramaticales en sus zines para mostrarse inconforme con el lenguaje que tiende a “jerarquizar, excluir, encasillar”.

[2] Publicación pequeña, cuyo nombre viene de la palabra „magazine en inglés.

[3] https://pinknailpolish.qomorebi.net/)

 

 

 

 

 

 

Envíaselo a un amigo