Agua, sonido, luz, color, ríos, cascadas, espejos y laberintos. Un artista que juega con estos elementos, los contrasta y los materializa, creando un auténtico arte que lleva a la reflexión de la realidad y la responsabilidad

Olafur Eliasson es un artista visual danés, dedicado al arte multidisciplinario y experimental, mundialmente reconocido por sus importantes instalaciones. La propuesta de este artista es digna de un amplio análisis, pues él no sólo se dedica a la estética y a la creación de obras de arte, sino que abre espacios de diálogo, interpretación y de reflexión sumamente relevante para la sociedad hoy en día. Ha expuesto en los museos más importantes de arte contemporáneo en el mundo, tales como el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Tate Modern en Londres.

Obra

La obra de Eliasson tiende a involucrar intensamente a todo aquel que se encuentre con ella, desafía los límites naturales del tiempo y el espacio, e intenta compartir las distintas maneras en las que el arte rompe con los límites cotidianos de la condición humana y su relación con el entorno. Él pretende generar mucho más que un mero espectador, promueve la reflexión, la acción y la participación. Principalmente este artista tiene como objetivo la interacción en el arte. Para él no existe la obra sin la experiencia que emana de ella, el autor es sólo un pequeño fragmento de la construcción del concepto artístico.

El trabajo de Eliasson impulsa el arte como un recurso que “evalúa” al mundo y a la realidad en sí. Explica que la obra no tiene que gustar, sino forzosamente desafiar y desmantelar el concepto de cotidianeidad. Cada proyecto suyo intenta vincular la realidad con la interpretación de la misma. Como dice el artista danés:

“El arte tiene la capacidad de verbalizar algo que sientes pero aún no verbalizas por ti mismo”

Glacial rock flour garde, 2016. Palacio de Versalles, 2016 Foto: Anders Sune Berg

Él constantemente se pregunta ¿quién decide lo que es la realidad? Y sobretodo ¿cuáles son las consecuencias de lo que cada ser humano hace en el mundo? Son justamente estos dos cuestionamientos los que rigen la temática y la conceptualización de su obra.

¿Qué sucede cuando uno se enfrenta con una obra que lo obliga a actuar?

Ésta es una obra que invita a comprender que toda acción individual tiene consecuencias de altos niveles? Eliasson señala las diferencias que existen entre pensar y hacer. Orilla a las personas a darse cuenta que no hay nada mejor para el cambio que la acción; pues vivir pasivamente no trae ninguna consecuencia positiva.
Sus obras son experimentos arquitectónicos que invaden espacios comunes y alteran sus condiciones originales.

Utiliza elementos de la naturaleza para acentuar el movimiento, el tiempo y el espacio. Transforma la manera en la que un lugar se percibe, por ejemplo evidenciando sus dimensiones. Tal y como lo hizo cuando decidió teñir varios de los ríos más importantes de las grandes ciudades de color verde intenso, haciendo hincapié en la escala del lugar. De ésta manera logra que quien observa el cambio natural pueda percibir no sólo la dimensión de un espacio en específico, sino entenderse parte de lo tangible; cuando uno detecta el papel que tiene en determinado espacio, entiende sus implicaciones en relación con él.

The tetrahedral night, 2017 Galería Tanya Bonakdar Foto: Maris Hutchinson

De igual manera, Eliasson ha construido obras que aluden al movimiento, utilizando nuevamente elementos naturales; hace que una producción artística pueda interactuar dinámica y directamente con el espectador. Varias obras suyas necesitan ser vistas en movimiento. Cuando quien ve la obra se mueve, se da cuenta que la misma obra se mueve consigo. Este movimiento alude a la misma propuesta de acción – reacción.

Olafur Eliasson comparte una manera increíble de percibir al mundo. Expresa una realidad accesible, participativa y tangible, en donde a través del arte se puede generar un equilibrio entre la tolerancia a la individualidad y el compromiso comunitario. Según el artista este equilibrio se refiere a balancear lo que uno está obligado a hacer por sí mismo y a lo que necesita hacer en colectividad. La obra de Eliasson ha tenido un alto impacto en el mundo del arte contemporáneo. Ha contribuido a concientizar sobre las distintas formas que existen para generar interés por actuar en beneficio del planeta y la sociedad.

Nada es comparable a la experiencia de encontrase frente a una obra que te cuestiona, te involucra y te invita al cambio. Ojalá que pronto se pueda ver a este artista exponiendo en México. Países como éste y demás latinoamericanos podrían sacar mucho provecho a estos enfrentamientos visuales y reflexivos.

Rainbow Parorama. Museo Aros en Aarhus, Dinamarca.

Olafur Eliasson:
http://www.olafureliasson.net

Ted Talks. Olafur Eliasson: Playing with space and light

Museo Aros en Aarhus, Dinamarca. https://en.aros.dk/visit-aros/the-collection/your-rainbow-panorama/

Envíaselo a un amigo