El fútbol ha inspirado el trabajo de muchos artistas visuales a lo largo de la historia. Una misma pasión plasmada en diferentes tipos de imágenes.

Un día cuando estudiaba Historia del Arte, me atreví a mencionar en alguna clase que ahora no recuerdo, que Messi era un artista… Resumiría la reacción de mis colegas presentes en el salón con dos palabras: incredulidad y risa. Afortunadamente, alguien volteó y me preguntó: “¿Por qué crees que Messi es un artista?”, a lo que contesté: “Porque Messi me ha hecho ver el fútbol como nunca antes lo había visto”. Para mí, un artista es aquel que te hace ver las cosas de una manera en que no las habías visto antes. Como dijo mi ídolo Anton Ego: “No cualquiera puede ser un artista, pero un artista puede venir de cualquier lugar”. “Cualquier lugar” no se limita a un lugar geográfico, clase social o profesión; pues en cualquier rubro nos podemos encontrar con algún personaje que cambie nuestra manera de interpretar el mundo, o al menos una parte de éste. Tomemos de ejemplo a Einstein, Nash, Garro, Woolf, Los Beatles, etc., etc., etc.

El fútbol va más allá de “pan y circo”, el fútbol es una “religión” que como muchas otras se nos inculca desde el nacimiento, y México es uno de los países con más fieles en el mundo. Elegir un equipo es elegir una forma de vida, ir al estadio es un ritual, saberlo analizar es un don, verlo un placer, e incluso jugarlo los lunes por la noche con tus amigos, le puede dar sentido a toda tu semana; pero ¿por qué ver a 22 personas correr al ritmo de un balón, tiene tanta magia? A veces las palabras no alcanzan para describir a las cosas más bellas de la vida, y este es el caso. Es por eso que he seleccionado 11obras de diferentes artistas en las que se asoma mi respuesta, y tal vez, la de muchos. Lo que sí puedo decir es que el arte, al igual que el fútbol, es un juego. Al ser aficionados de cualquier tipo de juego, nos volvemos parte de éste. Sin nosotros, el arte no existiría, sin importar si su soporte es un lienzo, papel fotográfico o el rectángulo verde. Al parecer, el sentimiento es recíproco. No existe algo más bello.

L.S. Lowry, “Going to the match”, 1928.

Giovanni Stradano, “Gioco del calcio in Piazza S. Maria Novella”, 1562-1572.

Pablo Picasso, “Fútbol”, Serigrafía en seis colores firmada en plancha sin numerar. 1961.

Ramón Masats, “Seminaristas jugando al fútbol”, 1959.

Umberto Boccioni, “Dinamismo de un jugador de fútbol”, 1913.

Andy Warhol, “Pelé”, 1978.

Sergio Bordón, “El delantero”, 2016.

Thomas George Webster, “Football”, 1839.

Carlo Carrà, “Partita di calcio”, 1934.

Thomas Hemy, “Partido entre el Sunderland y el Aston Villa”, 1895.

Angel Zárraga, “Futbolistas en el llano”, 1924-1928.

Envíaselo a un amigo