Ningún atardecer te parecerá el mismo después de visitar las playas de California, uno de los estados cultural y geográficamente más diversos de Estados Unidos, en donde el calor se deja sentir hasta en los días más fríos del invierno.

DIEZ DIAS EN LA REPÚBLICA DE CALIFORNIA

A finales de diciembre tuve la oportunidad de hacer un recorrido por algunos de los destinos más emblemáticos del estado de California, el tercero más grande de los Estados Unidos y de los más diversos tanto geográfica como culturalmente hablando: en un mismo recorrido puedes disfrutar desde los atardeceres más impactantes que ofrecen las playas del Pacífico,  hasta los bosques con los árboles más grandes del mundo, pasando por ciudades de gran diversidad cultural.[1]

Diez días parecen pocos y dan solamente una visión general del recorrido que voy a narrar. Si en algún punto se abre su apetito viajero, les recomiendo ampliamente los lugares que comparto a continuación.

SAN DIEGO

California, al igual que México, fue inicialmente explorado en el S. XVIII por misioneros españoles de distintas órdenes religiosas que se encargaron de fundar gran parte de lo que hoy conocemos de dicho estado. Un ejemplo de esta herencia novohispana lo encontré en mi visita al Balboa Park, cuando tras cruzar el puente Cabrillo me encontré con la Torre California, una edificación de principios del S. XX que asemeja las iglesias barrocas mexicanas en conjunción con otras corrientes arquitectónicas. Una vez en el parque se pueden recorrer jardines, diversidad de museos, centros recreativos y plazas. Después de caminar por el Jardín Botánico y del Alcázar visité el Museo de Arte, en cuyo acervo destaca una buena colección de obras de artistas de la corriente del barroco español, como Francisco de Zurbarán, Bartolomé Esteban Murillo y José de Ribera.[2]

   

A la mañana siguiente conocí el embarcadero de la Avenida Harbor, en cuyo recorrido se encuentra el Museo USS Midway, situado en lo que fue un buque de la Marina de los EE.UU del año 1945; más adelante se llega a la escultura Save the Kiss, que representa la icónica imagen de un soldado besando a una enfermera en Time Square; y por último el recorrido en ferry con el que se llega a la Isla de Coronado, donde además de comer los mejores mariscos de la zona se pueden presenciar los atardeceres más impactantes que ofrecen las costas californianas.   

SEQUOIA PARK                  

Una vez fuera de San Diego son seis horas hacia el Norte de California para llegar al Parque Nacional de las Secuoyas, fundado en 1890 y cuya extensión es de 1789 km2. Se trata del bosque de los árboles más grandes del mundo, entre los que destaca el General Sherman de 84 metros de altura. El recorrido es muy agradable, ya que mientras se subepor la carretera al bosque, se puedever la cadena montañosa de la Sierra Nevada y más adelante en la entrada se abordan camiones que te llevan a la zona de las secuoyas. La caminata es muy disfrutable, los paisajes impactantes y cerca del parque existen opciones de alojamiento y restaurantes que ofrecen variantes de comida mexicana como la pancita y el pozole.

 

 

 

 

SAN FRANCISCO

San Francisco requiere más de una semana para poder visitar barrios icónicos, museos y restaurantes. Mi visita fue rápida, por lo que pude recorrer principalmente sus calles empinadas, cuyo mejor ejemplo es Lombard Street,la calle más curva de Estados Unidos; Chinatown, uno de los barrios chinos más grandes y antiguos del país (1840), inicia en la Puerta del Dragón y recorre ocho calles de la ciudad que colindan con el centro; el imperdible Puente Golden Gate (1933)que cruza del Condado de San Francisco al de Marin, y que cuenta con una zona de áreas verdes ideal para disfrutar de la vista, así como la zona de playas, donde se pueden apreciar más puestas de sol.

 

El recorrido al Golden Gate es obligado tanto a pie como en el ferry.Durante el segundo también es posible visitar la Isla de la cárcel de Alcatraz y comer en el restaurante Bubba Gump, donde podrás ver la película de Forrest Gump las veces que quieras.

Regreséa San Diego para disfrutar mis últimos días antes de tomar el avión en Tijuana.Erael segundo día de este 2018 en una tarde de invierno y,como despedida,visité la playaTorrey Pines. El sol iba deslizándose en el horizonte y lo único que me vino a la mente fue cómo había podido pasar tanto tiempo desde la última vez que vi un atardecer. La arena y las olas del mar reflejaban los rayos del sol. Con los pies en el agua subí la mirada hacía un cielo que se fue tornando oscuro y las nubes parecían deslizarse en el horizonte perdidas en tonos distintos de azules, de grises, de rosas. En la canciónCalifornia Dreamin´del grupo sesentero The Mamas & The Papashablan de estos días cálidos aún en los inviernos californianos, un sueño sin duda que tuve la oportunidad de presenciar.

[1]Información de: http://www.designing-america.com/contenido/junipero-serra-y-las-misiones-de-california/?lang=es

 

[2]Información revisada en página de internet del Balboa Park: https://www.balboapark.org/.

 

Envíaselo a un amigo