Sí, su interés. Tiene meses que lo estoy buscando y nada más no lo encuentro.

¿Que dónde lo ví por última vez? Deja pienso; fue hace tanto que tengo que hacer memoria.

Todo iba bien, hablábamos todo el día, nos mandábamos fotitos, íbamos a conciertos, a bares, a pasear a mi perro, por churros, bailábamos un chingo.

Hasta le presenté a mis amigas y él a los suyos… todo estaba chido, hasta que llegó Juan.

Era viernes en la noche, íbamos a ir a un concierto y me marcó para cancelar con la excusa de que tenía mucho trabajo.

Al día siguiente veo sus historias de Instagram y puras fotos con Juan, su compañero de trabajo, haciendo todo menos trabajar.

¿Que si entonces Juan se robó su interés? Ojalá.

Al poco tiempo de volverse cercano con Juan, comenzó la época de fútbol americano.

Todo giraba en torno a si su equipo ganaba los partidos o no, y a cómo le estaba yendo en el fantasy que armó con sus amigos.

¿Que si ya busqué debajo del sillón? Claro que me fijé, pero  terminó la temporada de americano, y su interés se fue también.  

¿Que a dónde se fue?

Pues por eso vine aquí, al departamento de cosas extraviadas, para ver si aquí lo encuentro.

Después del americano vino Fito, el perrito que rescató de la calle y adoptó.

Luego el juego de mesa Catan, se obsesionó y no hacía nada más que sentarse todas las tardes a jugar con sus amigos.

Después se pasó a una serie de Netflix, a la yoga y comida healthy, a hacer apuestas por internet, a ver tutoriales de distintas cosas en Youtube…

Y así, su interés fue moviéndose cada vez más rápido hasta que le perdí el rastro por completo.  

¿Qué dices? ¿Que hay una sola forma de encontrarlo? Si pierdo mi interés en él, su interés en mí volverá inmediatamente, tiene sentido, creo.

¿Pero cómo le hago para perder mi interés por él?, ¿dejarlo aquí, en el departamento de cosas extraviadas?, ¿me puedo despedir?

 

Departamento de cosas extraviadas, perdí el interés de Ariela.

 

Envíaselo a un amigo