Un partido que resultó en una victoria 1 a 0 a pesar del poco ánimo de ganar que existió en más de un hincha, cuando se anunció en el sorteo, que las águilas aztecas se enfrentarían a las águilas del poderoso y viejo continente.

Nota: La tierra, como un balón, es redonda y cada 4 años se encuentran en posición para que suceda el mundial. Cascarita es un proyecto en #CdeCancha que busca encapsular momentos del mundial de Rusia 2018 en 360 palabras. Cortas crónicas con C de Cultura, de Cascarita y de Cancha.

***

 

¿Cómo No Te Voy a Querer?

                ¿Cómo no te voy a querer, si en el partido más difícil lo diste todo? Lo más difícil ante lo que se enfrentaba la selección mexicana era el primer partido: Campeones contra criollos.

Cual chihuahua que se enfrentaba al pastor alemán no bastaba con ladrar desde la tribuna, sino que hacía falta también lanzar desde el interior del pie una mordida certera y escurridiza que se filtrara entre los alemanes y dejara jadeando el balón al fondo del arco.

Un partido que resultó en una victoria 1 a 0 a pesar del poco ánimo de ganar que existió en más de un hincha, cuando se anunció en el sorteo, que las águilas aztecas se enfrentarían a las águilas del poderoso y viejo continente.

Entrando a la cancha somos todos iguales. Estamos a la merced del mismo Dios que silenció el Maracaná en el 50. El mismo que puso la mano en el 86. La divinidad del fútbol que en esta guerra nos obligó a sacar toda garra y a caer una y otra vez para que no nos quedase de otra más que levantarnos hasta anotar.

Altos, confiados y orgullosos entraron los alemanes al estadio. Cabizbajos y sorprendidos salieron frente al tri que en lágrimas casi no podía creerlo. Partido digno de celebrar, pues la última vez que un equipo derrotó a los alemanes en su primer partido fue Argelia hace ya 9 copas del mundo.

México, temeroso e incierto en el mapamundi político, hoy se enfrenta a elecciones en su país y a un vecino al norte que amenaza con encerrarse tras un muro. El muro a observar y a halagar en esta copa del mundo es al que nos defendió 7 veces en un mismo partido: Memo.

Curioso entonces como este partido nos tiene incrédulos y en esa incredulidad nos hace soñar todo como posible. Donde antes nadie esperaba nada hoy se fija la mira del mundo. Por eso te quiero. Por regalarme la alegría de la esperanza. Por cuidar y proteger la pelota como si fuese bandera. Por regalarme un grito de gol frente a Alemania en la copa del mundo.

 

Envíaselo a un amigo