Cristiano Ronaldo se ha vuelto el cuarto jugador en la historia del fútbol que ha anotado en 4 copas del mundo (2006 - 2018). Dejando así su huella donde otros gigantes como Pelé o Miroslav Klose han pisado antes.

Nota: La tierra, como un balón, es redonda y cada 4 años se encuentran en posición para que suceda el mundial. Cascarita es un proyecto en #CdeCancha que busca encapsular momentos del mundial de Rusia 2018 en 360 palabras. Cortas crónicas con C de Cultura, de Cascarita y de Cancha.

***

 

Capitán, mi Capitán

                El jugador no hace al equipo. Aunque el capitán de la selección portuguesa no se queda lejos. Con el número 7 en la espalda, Cristiano Ronaldo ha demostrado en estos primeros dos partidos de la copa del mundo, que Portugal puede confiar en él. Sin embargo, ¿Puede Ronaldo confiar en Portugal?

El último partido contra España fue espectacular. Una de las mejores selecciones del mundo frente a uno de los mejores atletas del mundo.  Con un resultado de 3-3 el partido nos dejó con la sensación de haber visto el encuentro entre una fuerza imparable y un objeto inamovible.

Cristiano Ronaldo se ha vuelto el cuarto jugador en la historia del fútbol que ha anotado en 4 copas del mundo (2006 – 2018). Dejando así su huella donde otros gigantes como Pelé o Miroslav Klose han pisado antes.

No sólo ha anotado en 4 copas del mundo, sino que contando el enfrentamiento de hoy contra Marruecos ha marcado ya 4 goles en sus primeros dos partidos. Ronaldo ha sido el único jugador de la selección portuguesa en anotar durante este campeonato.

Suena lógico entonces que sea él quien porte el título de capitán de la selección. Es un ejemplo magistral de fuerza, técnica y de un afán casi religioso en que persigue siempre el balón demostrando al mundo qué tan veloz puede llegar a ser.

No obstante, pareciera que está fuera de sintonía con el resto del equipo. Como si los otros 10 portugueses en la cancha estuvieran jugando a un nivel mucho más reservado. Hay momentos en que incluso lo dejan solo. Está bien tener confianza en un compañero, pero tampoco hay que abusar.

La selección portuguesa actúo hoy desordenada y desenfrenada. Tuvieron suerte de que el árbitro practicase lo que leyó en Ensayo sobre la Ceguera del gran autor portugués José Saramago, porque entre jalones de camiseta y heridas vergonzosamente fingidas pudieron acabar regalando todavía más oportunidades de las que hicieron a la selección marroquí.

Hasta ahora la habilidad y el trabajo de Ronaldo han sido necesarios para ganar. Pero hay que andar con cuidado, pues no se sabe nunca cuando dejarán de ser suficiente.

 

Envíaselo a un amigo