Bizarro, extraño, sorpresivo, alucinante, diferente. Espectacular. Jack White ha lanzado un fuerte postor para mejor disco del año.

En junio de 2017 Chicago Tribune anunciaba que una canción escrita en los treintas por el mismísimo Al Capone había sido subastada y comprada por un personaje anónimo. Hoy termino de escuchar el último material del multidisciplinario Jack White y descubro que fue él quien por más de $100,000 dólares se hiciera de la pieza y la utilizaría como tema final de Boarding House Reach. Es extraño escuchar algo tan bello escrito por una de las mentes más importantes del crimen organizado, sin dejar de lado que la interpretación de Mr. White llega a tocar las fibras más sensibles de quien escucha. Empiezo hablando de la última canción del disco no solo por lo curioso que es su origen, sino porqué me parece que es el cierre perfecto y la muestra más clara de lo que Boarding House Reach es algo bellísimo dentro de un panorama devastador. Una especie de magia que surge de lo más obscuro y frívolo.

Let’s take the worst and somehow turn it into the best “Connected by Love”

Me explico; imaginemos un lugar abandonado donde no queda nada, ni esperanza, donde solo quedan resquicios de lo que algún día existiera, ahora pongamos en ese espacio la voz de Jack White, esa voz tan peculiar, que parece que sufre, a veces atemorizante. Y en este punto es donde pudo haber tomado el camino fácil, hablar de temas como los que habla en este disco sobre su ya tan garantizada fórmula: fuertes guitarras, sonidos “vintage”, baterías enloquecidas, violines, órganos, bajos acústicos, etc. Lo que White hace tan bien y que por sí mismo se presta para hablar de ambientes apocalípticos, de temas llenos de desesperanza. Pero no lo hizo, salió de esa zona, JACK WHITE SE VOLVIÓ LOCO y desde el primer minuto de este disco no hace más que sorprendernos, de lanzarnos con violencia sonidos tan diferentes, llenos de “glitch”, llenos de distorsiones que te vuelan la cabeza y que extrañamente no suenan violentos. Más bien crean una perfecta armonía con la distintiva voz e increíbles letras. Letras que están llenas de imágenes hermosísimas dentro de este universo que crea el álbum. Un universo obscuro, desolado, lleno de tecnología intrusiva en donde todo lo que queda es Jack White creando estímulos con prácticamente cualquier recurso jamás antes utilizado en su trayectoria. 

Jack White – Alexandra Palace, London, Nov 2012

Un ejemplo muy claro de esto es “Hypermisophoniac” donde White deja en el canal derecho a lo largo de toda la canción un sonido que de su propia boca tomara de un juguete de su hija creando una suerte de rock sideral para marcianos que de nuevo, más allá de sorprender o incluso intrigar, tiene una armonía increíble. Por otro lado, canciones como “Over and Over and Over” donde White suena más a como nos tiene acostumbrados, pero todo como si hubiera sido pasado por un sintetizador, que hace que todo suene tan digital, tan fantásticamente computarizado y que en oposición total suenan bongoes a media canción alcanzando una mezcla tan compleja y bien lograda de ritmos y géneros. Esto se repite en cada canción que escuchas, todas perfectamente conformadas de cosas tan opuestas, de lo electrónico, lo acústico, solos de guitarra tan violentos, distorsionados, casi erróneos, aquello que ni siquiera es identificable de tan extraño que es su sonar, coros que a veces suenan como si los cantaran ángeles y otras como si se estuvieran derritiendo dentro de tus oídos y la interpretación vocal de Jack White que en cada canción es tan honesta, tan obscura, tan como el álbum pide que lo sea.

Jack White, uno de los más particulares y mejores guitarristas, seguramente, de la historia.

Me parece que estamos frente a un futuro clásico, un ejercicio experimental que (por si quedaba alguna duda) nos deja más que claro que Jack White es de aquellos artistas que logran cosas que ninguno otro puede. De aquellos que son diferentes, casi iluminados.

Jack White at Dallas Bomb Factory, 29 Abr 2018

En el título del artículo menciono la esperanza como tema principal de este, y hasta ahora todo lo que es este álbum pareciera que apunta completamente en dirección contraria, pero no. Así como Al Capone nos muestra su lado más humano y amoroso en la pieza de la que hablo al inicio, este disco es un aire de esperanza para la música “de instrumentos” si ese termino existiera. Esa música que se toca con las manos, con los músculos, que cansa, que no son procesos matemáticos en una computadora. Esa música con la que crecí. Jack White me muestra que el rock puede evolucionar, incluso en estos tiempos en los que parece que a lo único que nos acercamos es a un Apocalipsis.

Gracias.

 

Mis Favoritas:

–  Connected by Love
–  Corporation
–  Hypermisophoniac
–  Over and Over and Over
–  What’s Done is Done

 

@daniel_gloria

Envíaselo a un amigo